AMAZONAS

El río Amazonas es el mayor del mundo. Con seguridad es el más grande de toda América y con las últimas medidas parece que supera incluso al Nilo. Resulta difícil imaginarlo aún más grande, pero es posible que en épocas pasadas así fuera. Y, lo más curioso, entonces corría al revés, de este a oeste. ¿Cómo es posible que un río vaya al revés?

Para empezar, veamos la pendiente del terreno que cruza: salvo al comienzo en los Andes, la mayor parte de los lugares por donde pasa el río no superan los 50 metros sobre el nivel del mar. De hecho, es por eso que es un río navegable, muy navegable. Así que, si olvidamos la región andina, podemos ver que sí, el terreno permitiría que el río fuera de este a oeste, en vez de ir de oeste a este como hace ahora.

Vale, entonces, pero, ¿por qué tendría que ir al revés? Aquí tenemos que recordar la tectónica de placas; recuerden, la corteza terrestre está formada por una serie de placas que se mueven (a una velocidad de unos cinco centímetros por año, más o menos). En algunos sitios se separan, y se forma un océano; en otros lugares se unen, y una de las placas se mete bajo la otra, formando una región montañosa. Pues bien, ese es el caso del océano Atlántico, hace unos 150 millones de años no existía. Fue entonces cuando se separaron las placas de África y Sudamérica, y se creó el Atlántico.

No solo fueron África y Sudamérica, también se fueron Antártida, Australia y la India, así como Madagascar. Ya más reciente fue la separación de Arabia, que por ahora solo es parcial (el Mar Rojo aún es un océano joven); y para terminar, la región africana del Rift es otro lugar de fractura: en unos millones de años, toda la franja desde Somalia hasta las cercanías de Zimbawe se alejará de África.

Hace 200 millones de años solo existía un continente, al que podemos llamar Pangea. Luego, éste se fraccionó en dos continentes, Laurasia al norte y Gondwana al sur (se llama Mar de Thetis al que se formó entre ambos; hoy queda el Mediterráneo como recuerdo de Thetis). Laurasia también se rompió más adelante, originando Eurasia (Europa y la mayor parte de Asia) y Norteamérica. Gondwana hizo lo mismo, como ya vimos.

Pues bien, si observamos la disposición de los continentes actuales en Gondwana, vemos que la desembocadura actual del Amazonas queda bien adentro del supercontinente, cerca de las actuales desembocaduras de dos grandes ríos africanos: el Níger y el Congo. Ambos habrían sido afluentes del súper-Amazonas; y por el tamaño de su propia cuenca, pongamos que el río Congo sería la cabecera.

¿Y qué pasa con el oeste? Allí ahora está la cordillera andina, formada por el desplazamiento de la placa sudamericana hacia el oeste. Antes de que tal cosa ocurriera, no había Andes… y el Congo-Níger-Amazonas podía desembocar en el gran océano que bordeaba Pangea, luego Gondwana.

Así pues, concluyo. Hace 200 millones de años, un río que podemos llamar proto-Amazonas, o súper-Amazonas, nacía en alguna parte de la actual África, probablemente donde nace el Congo en la actualidad. Ese río, casi seguro el mayor del mundo en esos tiempos, corría hacia el oeste dentro del continente Gondwana. Pero cuando se formó el océano Atlántico, el Níger y el Congo (la parte de cabecera de nuestro gran río) se conformaron con verter sus aguas al recién nacido mar. Y como al mismo tiempo se empezó a elevar la tierra por el oeste, la desembocadura del gran río desapareció; y tuvo que darse la vuelta.

Curioso, ¿no es verdad?


Si te ha gustado este artículo no te pierdas el anterior pinchando aquí:

https://www.tamasmacultural.es/tarea-de-historia

Paletas y pinceles

LA MÚSICA EN CANARIAS

LETRAS CANARIAS

Folclore canario

Nopasaeltiempo - CARMELO G. GLEZ. ZERPA

Bailes tradicionales canarios - LUISA CHICO

Epistolar - INMA FLORES

FRASES Y REFLEXIONES PARA AYER, HOY Y MAÑANA - ALBERTINE DE ORLEANS

Volando con las palabras - Cristina García

Desde mi balcón - JOSE LUIS REGOJO

Viajando por los versos - ROSA GALDONA

El rincón de Tehonón - Félix Díaz

Alfarero de versos - EDUARDO GARCÍA

Amanece, que no es poco - ANGIE HERNÁNDEZ

Retratos de nuestros paisanos - JOSÉ LANTIGUA

Miscelánea tradicional - MOISÉS RODRÍGUEZ

Palabras del alma - BALBINA RIVERO

Artdeser - ESTEBAN RODRÍGUEZ

Reflexiones... y otros - LALI MARCELINO

Gotitas de agua - JOSÉ ACOSTA

Hablando de amigos… - LUIS ALBERTO SERRANO

Bajo un nudo en la garganta - ANA GUACIMARA HERNÁNDEZ

La magia del teatro - INA MOLINA

Mi cuaderno de danzas - ISA HERNÁNDEZ

Contando canciones - MATALE AROZENA

El legado de los abuelos - TOÑI ALONSO

Piélago - ALEXIS GARCÍA

La memoria intacta - MARÍA DE LA LUZ

Tradiciones - ISABEL GONZÁLEZ

Amar el amor - LANGE AGUIAR

El pejeverde - Raquel Reyes

Sección infantil: Arcoiris de cuentos - TANIA RAMOS

Fuente de poetas

Fogata de relatos

Novedades literarias